Cuáles son los síntomas y alimentos prohibidos para personas con celiaquía

Tamaño de letra

 La intolerancia al gluten no es una enfermedad rara, como hace unos años se creía, sino un problema de salud pública. Afortunadamente cada vez hay más consciencia sobre ella y los celícos tienen la vida más fácil.

Un tiempo a esta parte la palabra “gluten” ha ganado mucho más espacio del que tenía en los viejos tiempos, cuando era una simple información nutricional en la etiqueta de los productos. La dieta sin gluten, que se ha vuelto una especie de fiebre entre algunas celebridades internacionales, pasó a ser una esperanza para aquellos que buscan de alguna manera milagrosa perder peso.

Para la consternación de los interesados, la mayoría de los expertos rechaza la supresión de esta proteína como plan de pérdida de peso. Los especialistas aseguran que aquellos que no tienen ninguna alergia o intolerancia deben seguir comiendo alimentos con gluten, dentro de una dieta equilibrada.

Por el contrario, para los pacientes con enfermedad celiaca, ver el “sin gluten” estampado en el envase nada  tiene que ver con el deseo de mantener la silueta. Se ven obligados a llevar una dieta con total exclusión de cualquier producto que contenga gluten, porque su cuerpo rechaza esta proteína.

Según el sitio web de la BBC, el número de personas diagnosticadas con la enfermedad se multiplicó por cuatro entre 1990 y 2011 en el Reino Unido. Se observó que la tasa aumentó de 5,2 por cada 100 mil habitantes en 1990 a 19,1 por cada 100 mil personas en 2011.

gluten

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Según André Zonetti de Arruda Leite, gastroenterólogo del Hospital das Clínicas de Sao Paulo, Brasil, y experto en la enfermedad celiaca, esta condición afecta el intestino delgado y supone una intolerancia permanente. “Causa lesiones características de la membrana mucosa intestino del delgado que mejoran con la eliminación del gluten de la dieta,”.

Por su parte, Ulysses Fagundes Neto, profesor de gastroenterología pediátrica de la Escola Paulista de Medicina da Universidade Federal de São Paulo y asesor médico de la Federación Nacional de asociaciones de Celíacos de Brasil (Fenacelbra), asegura que excluyendo de la alimentación la proteína, el celíaco puede tener  una vida completamente normal.

Síntomas

La enfermedad celíaca puede manifestarse a cualquier edad. En los niños, los síntomas más comunes son la desnutrición, la diarrea, el retraso de crecimiento y la distensión abdominal, informa Zonetti.

Fagundes incluye en la lista síntomas típicos de los adultos, como la diarrea crónica y la mala absorción de nutrientes, además de otros como problemas digestivos, convulsiones, anemia, osteoporosis, artritis reumatoide y hepatitis autoinmune.

Detección

Caso persistan los síntomas mencionados anteriormente, la persona debe buscar un médico gastroenterólogo, indica Fagundes. Confirmado el diagnóstico, a través de la prueba de sangre se solicita una biopsia del intestino delgado para la confirmación.

El hecho de que haya síntomas no siempre quiere decir que se sea celiaco, añade el especialista, que recomienda dejar de comer gluten sólo cuando ya haya un diagnóstico.  Pacientes con síndrome de intestino irritable que presenten diarrea y flatulencia, además de todo diabético tipo a 1, independientemente de que tenga síntomas gastrointestinales, deben hacerse la prueba.

Alimentos prohibidos y reemplazos inteligentes

Ningún alimento que contenga trigo, centeno o avena puede formar parte de la dieta de un celíaco, explica Zonetti. Se encuentran entre los ejemplos de varios tipos de pasta, pan o cerveza.

“Los alimentos industrializados deben contener la información si tiene gluten o no,” según el experto, que insiste en que es necesario examinar las etiquetas siempre.

Entre los ejemplos de los reemplazos se encuentran los derivados de maíz, yuca, arroz y patatas. “Es una dieta más cara, por desgracia, cuando se habla de productos industrializados sin gluten,” dice Fagundes. “Pero los productos naturales están ahí para ser incorporado en la dieta en el bolsillo e incluso más saludable”.

Exclusión total

No existe y ni remedio ni tratamiento para celíacos. La única manera de mantener la enfermedad bajo control es la exclusión total del gluten. “No puedes nada que tenga trigo o centeno, cebada o sus derivados. Es una dieta para toda la vida “, refuerza Fagundes.

Quien ignora que es celíaco, o aun sabiéndolo insiste en mantener la dieta tradicional, puede tener sufrir daños. Según Zonetti, “el paciente celíaco que ingiere gluten está en mayor riesgo de padecer otras enfermedades autoinmunes, fracturas y anemia”.

Fagundes cita también problemas como convulsiones, cambios de humor, problemas neurológicos y una mayor probabilidad para el desarrollo de cáncer de intestino. “También hay asociación con la enfermedad de tiroides y con la diabetes”, añade.

Él explica que esto se debe a que, en el caso de los  celiacos, el gluten desencadena reacciones autoinmunes y la hace más susceptible a algunos tipos de enfermedades.

El papel de la proteína

El gluten es una proteína, y por lo tanto es común suponer que su exclusión total de la dieta puede provocar algún riesgo para la salud. Pero según Fagundes, el gluten es fácilmente sustituido por cualquier otra proteína, tales como las presentes en la carne o los huevos.

Zonetti refuerza que, a pesar de que la retirada del gluten sí misma no trae problemas, “el cambio en la alimentación impone una restricción que puede hacer difícil la asimilación y adecuación de algunos micronutrientes, como el ácido fólico, que en algunos países acompaña a la harina de trigo. Por lo tanto, cabe destacar la importancia de tener un seguimiento médico.

Causas y números

Las causas de la enfermedad son desconocidas, según los profesionales. Fagundes aclara también que la enfermedad no se desencadena por comer demasiado gluten y refuerza que no hay ningún otro factor de riesgo, excepto la genética. “Personas que tienen parientes en primer grado que presentan intolerancia tienen hasta un 10% más probabilidades de desarrollarla”.

Tal vez por el mayor conocimiento y la investigación de la enfermedad, las cifras actuales son más expresivas que hace algunos años. “Cuando se conocían solamente los síntomas clásicos, se creía que la enfermedad afectaba sólo a los niños y que era una dolencia rara. Pero con la aparición de marcadores, ahora sabemos que este es un problema de salud pública”, dice Fagundes.

Zonetti cita cálculos que establecen que cerca del  1% de la población mundial es portadora de la enfermedad celíaca “muchos casos no están diagnosticados pues son casi asintomáticos” dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>